La Fianza y Depósito de alquiler son figuras legales incorporadas al contrato de arrendamiento para minimizar las dos principales preocupaciones que tienen la mayoría de propietarios al momento de alquiler una propiedad o vivienda: que el importe de la renta sea pagada por el inquilino en el tiempo estipulado y que éste, mantenga la vivienda en buen estado durante el tiempo de duración del contrato de alquiler.


Diferencias entre Fianza y Depósito

Tanto los contratos de alquiler o arrendamiento habitual, como el contrato de alquiler de temporada, distinguen y hacen uso de las figuras de Fianza y Depósito de alquiler.
Aunque ambas sirven para proteger al propietario, atendiendo impagos, indemnizaciones o cualquier reparación o daño, el depósito cubre aún más ante cualquier incumplimiento del contrato.

Las principales diferencias entre ambas son la obligatoriedad, la custodia y el importe a pagar por estos conceptos.

Obligatoriedad

Mientras que la fianza es obligatoria (1 mes para vivienda y 2 meses para otros tipos de alquiler), el depósito es opcional y adicional a la fianza.

Custodia

La fianza debe depositarse en el IVIMA (Comunidad de Madrid). El depósito lo guarda y custodia el propio propietario o arrendador.

Importe

En concepto de fianza, debe entregarse una mensualidad para alquileres de vivienda habitual y dos para uso distinto de vivienda.
El importe del depósito, será el que ambas partes pacten, sin que esté establecido un mínimo ni un máximo.


DFLAT aloja ejecutivos, expatriados y estudiantes Master de alta gama.

Puede consultar nuestros listado de apartamentos para empresas también, apartamentos para estudiantes y apartamentos por días.

Si es inversor o propietario de apartamentos en Madrid, le ayudamos a maximizar el rendimiento de su vivienda.

Comparte