El alquiler de temporada es un tipo de acuerdo de arrendamiento que difiere de los contratos de alquiler más tradicionales, sin renunciar a los beneficios de un alquiler de vivienda habitual.

Es fundamental comprender su funcionamiento y las ventajas que ofrece tanto para propietarios como para inquilinos.

¿Qué es el alquiler de temporada?

El alquiler de temporada implica un contrato de arrendamiento por un período específico, en contraposición a los contratos de alquiler más comunes.
Este enfoque se utiliza para establecer con precisión la duración de la ocupación de una propiedad o vivienda, mediante un contrato de alquiler.
Además, se especifica claramente el propósito de la estancia, excluyendo el uso como vivienda habitual.

Beneficios del alquiler de temporada para el propietario

Los propietarios se benefician al tener la oportunidad de asegurarse que su propiedad se encuentre en buenas condiciones después de un período específico.
Si el contrato ha expirado, pueden decidir si desean renovar con el mismo inquilino o no.
Esto les proporciona un mayor control sobre las condiciones de la propiedad y la gestión del alquiler.

Para este tipo de alquiler, hay que tener la mente muy abierta, ya que existen muchos prejuicios a su alrededor.

No es lo mismo que un alquiler turístico, ya que éste se realiza para algún tipo de periodo vacacional. En cambio, en el alquiler de temporada, la vivienda servirá de hogar y no simplemente de hotel.

Beneficios del alquiler de temporada para el inquilino

Los inquilinos también se benefician de este tipo de contrato, debido a que la duración mínima del alquiler siempre se pacta libremente entre el arrendatario y el arrendador (según el artículo 9 de la LAU). Las partes pueden definir la duración del alquiler que mejor les convenga.
Los plazos pueden variar desde periodos cortos de dos o tres meses, hasta contratos que abarcan un año y medio o incluso más.


¿Cómo debe hacerse un contrato de temporada?

Un contrato de alquiler de temporada debe ser detallado y específico, especialmente diseñado para atender a personas que requieren una vivienda temporal, como trabajadores o estudiantes.
Cada detalle debe quedar plasmado en el contrato, incluyendo información personal de los inquilinos, propósito de la estancia y demás cláusulas del contrato, inventario de electrodomésticos y dispositivos en la vivienda, además de las firmas de ambas partes como compromiso.

Es importante comprender que el alquiler de temporada no es lo mismo que el alquiler turístico.
Mientras que éste el último se aplica a estancias vacacionales, el alquiler de temporada se dirige a personas que necesitan alojamiento temporal debido a razones laborales, de estudio u otros motivos.


Información sobre DFLAT Madrid

En DFLAT Madrid estamos aquí para ayudarte en tus necesidades inmobiliarias.
Disponemos de apartamentos para viajeros para contratos de temporada, así como apartamentos alquiler mensual en Madrid

Si quieres saber más sobre contratos de temporada, contratos a medio plazo o contratos mensuales, ponte en contacto con nuestro departamento de inversores inmobiliarios. También puede contactar con nosotros si es propietario de apartamentos en Madrid, podemos ayudarle a gestionar su inversión.

Comparte