¿Quieres asegurar que te devuelvan la fianza a la finalización del contrato de alquiler o, si eres propietario, que te devuelvan la vivienda en correctas condiciones de uso? Una forma de garantizarlo, además de ofrecer la seguridad y comodidad de los inquilinos, es realizar el correcto mantenimiento de la vivienda o propiedad en alquiler.

Aunque puede parecer una tarea sencilla, a menudo se nos olvida cómo mantener la vivienda en buen estado. En este artículo, te ofrecemos algunos consejos para mantener tu vivienda en alquiler en óptimas condiciones.

Mantenimiento de una vivienda en alquiler.

La mayoría de nuestros propietarios tienen como inquilinos a estudiantes y a ejecutivos utilizando contratos de arrendamiento bajo la LAU o contratos de temporada. La Oficina de Información de Vivienda de Madrid ha desarrollado un informe con recomendaciones sobre el mantenimiento de viviendas, aunque creemos que se queda bastante corto.

Aunque esta guía está dirigida principalmente a inquilinos, también puede interesar a los propietarios y, entre ambos, realizar el correcto mantenimiento de la vivienda en alquiler con el objetivo de promover una relación positiva entre ambas partes.
No es un proceso complicado ni abrumador; de hecho, muchas situaciones se pueden resolver aplicando un poco de sentido común.
A veces incluso las soluciones más evidentes pueden pasar desapercibidas.

Consejos previos al contrato de alquiler.

1. Si vas a alquilar una vivienda.

Investiga en las redes sociales si el dueño, ya sea particular o empresa, ha tenido conflictos con otros inquilinos.
Elimina a los arrendadores poco éticos o problemáticos, o, mejor aún, busca ayuda de una agencia especializada que evalúe a los propietarios.

2. Si compartes vivienda.

Asegúrate de que el contrato de alquiler incluya los datos de todos los inquilinos, con números de teléfono y correos electrónicos tanto del propietario como de los arrendatarios.
Si no lo haces, el que firma se lleva la carga total, cuando en realidad todos deberían compartir el riesgo.

3. El seguro de hogar.

Tu vida será más fácil si te aseguras que la propiedad tenga seguro de alquiler y que la póliza aparezca en el contrato.
Si no se tiene, en caso de un incidente importante, surgirán problemas y discusiones.
Si eres el dueño y pones estos detalles en el contrato, aseguras que el inquilino pueda acceder fácilmente y alertar en caso de emergencia. 


Primeros consejos para el mantenimiento de una vivienda.

4. Verifica el estado de la vivienda al entrar.

Cuando tomes posesión, saca fotos de cómo está la casa o apartamento, sobre todo enfocándote en daños y fallos. Envía estas imágenes al propietario y a la agencia intermediaria (si la hubiese) para tener un respaldo.
El nuevo inquilino debe validar si el anterior hizo un correcto mantenimiento de la vivienda antes de que el propietario piense que ha sido el nuevo inquilino.
Es posible que el propietario no haya detectado todas las incidencias.

5. Usa los primeros días del contrato para evaluar todos los electrodomésticos.

Efectivamente, haz funcionar todos los electrodomésticos, todos los apliques de luz. Si esperas demasiado, podría ser tarde. Si encuentras problemas, fotografía lo que encuentres relevante y compártelo.

6. Registra las lecturas de los contadores de agua y electricidad.

Asegúrate de saber dónde están ubicados y de su contador. Si no lo sabes, pregunta en los primeros días de tu estancia.  Pero, si no te pongas demasiado preciso, no conviene discutir por unos pocos euros.  Simplemente anota la lectura de los contadores y se razona.


Consejos durante la estancia.

7. Respeta a tus vecinos.

Evita que el propietario reciba quejas por tu comportamiento, ya que esto puede ser molesto para todos y, desde luego, que si no actúas educadamente, arriesgas la relación con la propiedad.

8. Limpia de forma regular.

Al menos cada dos semanas. Si el tiempo escasea, considera contratar un servicio profesional. No hacerlo puede atraer insectos o requerir una pintura al finalizar tu alquiler.

9. Deja la vivienda limpia y ordenada.

Al finalizar tu contrato, no dejes basura ni objetos que el propietario tenga que retirar y menos aún elementos personales. Esto demostrará que cuidaste adecuadamente del lugar, si no lo haces, te puede retraer gastos de limpieza, que incluyen dejar el cristal y los plásticos en lugares habilitados para ello.

10. Si tu contrato prohíbe mascotas, respeta esa norma.

La presencia de pelos y alergias que puedan causar afectará al próximo inquilino. Recuerda que las consecuencias recaerán en ti.

11. Si tu contrato establece «prohibido fumar», no fumes.

El olor del humo puede impregnar las paredes, lo que requerirá una limpieza a fondo e incluso repintar.

 

El día a día en el mantenimiento de una vivienda.

12. Evita adherir objetos a las paredes usando ganchos, chinchetas o cintas adhesivas, sin importar lo que indique el embalaje.
Al retirarlos, podrían dañar la pared y evidenciar falta de mantenimiento adecuado.

13. Mantén la limpieza, especialmente en la cocina. La higiene es clave para prevenir la aparición de insectos y cucarachas. Cuida también la limpieza de los suelos.

14. Si tienes suelos laminados o tarima flotante, evita excesos de humedad. En caso de mojar el suelo, sécalo de inmediato.
De lo contrario, podrían deformarse o levantarse.

15. En caso de contar con suelos de madera natural, no apoyes la fregona directamente sobre ellos, ya que podrías mancharlos. Asegúrate de usar una base protectora para evitar daños y la necesidad de barnizar.

16. Si la ducha se obstruye, generalmente es debido a la acumulación de pelo. Productos como «desatascadores en gel» disponibles en supermercados pueden ser útiles. Si el problema persiste, recurre a un fontanero especializado, ya que utilizar químicos puede ser arriesgado.

17. Si preparas bebidas muy calientes como té, utiliza posavasos. Algunas encimeras no resisten altas temperaturas y podrían dañarse.

18. Gestiona adecuadamente la basura. No la dejes fuera de la puerta de la vivienda, a menos que exista un protocolo de recolección específico en tu edificio.

19. Si tienes calentador de agua, realiza inspecciones regulares. Si empieza a gotear, es una señal de advertencia de que podría dañarse gravemente.

20. Al cocinar con aceite y mantener los fuegos encendidos, mantén tu atención en la cocina para evitar accidentes, especialmente si no tienes experiencia culinaria.

21. Evita el uso de «Aguafuerte» para limpiar lavabos de metal, ya que puede corroerlos y requerir su reemplazo.

22. Después de ducharte, no cierres inmediatamente el baño.

Asegúrate de que haya una buena ventilación para evitar problemas de humedad y la proliferación de hongos.

23. Si observas manchas o ruidos extraños, comunícate de inmediato con el propietario o a un técnico especializado.

24. Si hay superficies resbaladizas, evita caminar descalzo para prevenir accidentes.

25. Si tienes termostato de agua, ajusta el calentador a una temperatura inferior a 120F o 48C para evitar riesgos innecesarios.

El mantenimiento de una vivienda y los consumos.

26. No subestimes el consumo de agua, aunque sea económico. Un uso razonable podría costar entre 15 € y 30 € al mes.

27. La electricidad en España es de las más caras de Europa. Por ende, evita dejar todos los dispositivos encendidos.

Apaga el aire acondicionado cuando no estés en casa y mantén la temperatura entre 26 y 28 grados en verano.

Ten en cuenta que los aires acondicionados y los radiadores eléctricos son los que más energía consumen.
Infórmate sobre el precio de la electricidad en Madrid.

28. Durante el verano, configura el aire acondicionado a 28 grados para un consumo moderado. En invierno, intenta mantener la casa a 24 o 22 grados.
Además, contar con un edredón de calidad puede ser una forma efectiva de ahorrar energía mientras duermes.
Si no eres cauteloso, es posible que tus facturas de energía superen los 200 € al mes con facilidad.

29. En relación con Internet, los costos varían según el proveedor, pero tienden a disminuir. Por lo general, no deberías pagar más de 45 € incluso con la compañía más costosa, aunque hay opciones mucho más económicas disponibles.

El mantenimiento al salir de viaje.

30. Antes de salir de viaje, asegúrate de poner el cerrojo en la puerta. No dejes únicamente el resbalón puesto, ya que alguien podría entrar en tu vivienda y exponerte a un robo.

31. Siempre es una buena idea dejar una copia de tus llaves a alguien de confianza. Los inquilinos pierden sus llaves más de 10 veces al año, y puede surgir una emergencia en tu ausencia.

32. Evita poner la dirección de tu casa en las llaves. Esto facilitaría demasiado el trabajo a los ladrones en caso de que las perdieran.

33. Si planeas estar ausente por varios días, considera cortar el suministro de agua y luz. No olvides dejar la luz del frigorífico encendida si tiene un interruptor separado.

Consejos para los pagos de la renta.

34. Como inquilino, asegúrate de cumplir con el pago de la renta dentro del plazo establecido en el contrato, preferiblemente durante la primera semana.
Evita complicar la relación con el propietario. Incluso si enfrentas problemas, retrasarte en el pago podría llevarte al desalojo.
Además, un impago podría desencadenar represalias del propietario incluso después de abandonar la vivienda.
Si eres extranjero, un conflicto con el propietario podría dificultar tu partida del país.
Si eres propietario, mantén un equilibrio entre eficiencia y persuasión sin volverte pesado ni desagradable, ya que una mala relación puede afectar el mantenimiento de la propiedad.

35. Además, asegúrate de no dejar impagos los dos últimos meses de alquiler, a pesar de la tentación de utilizar la fianza para este fin. Esto está claramente regulado por la ley y constituye un incumplimiento contractual. Las consecuencias de este acto podrían ser más perjudiciales que las supuestas ganancias.

Otros aspectos a considerar en el mantenimiento de una vivienda.

36. Si tienes niños pequeños en casa o van a visitarte, es importante colocar los productos de limpieza fuera de su alcance.
Retira objetos como frutas o verduras artificiales e imanes con formas de alimentos, ya que podrían confundirse y parecerles comestibles.

37. Evita poner cerraduras en los baños o no los cierres mientras los usas. Esto puede dificultar la entrada de ayuda en situaciones de emergencia, como incendios o accidentes. Mantener la puerta despejada es fundamental.

38. Si cuentas con una chimenea, nunca dejes a niños o personas con discapacidad cerca del fuego sin supervisión. Si has encendido la chimenea, no te ausentes después de añadir leña.

39. Mantén siempre una linterna a mano o utiliza la linterna de tu teléfono móvil. En caso de un apagón, evita manipular el cuadro eléctrico y mantén la calma.

40. Al salir de la vivienda, asegúrate de cerrar las ventanas. No solo puede llover y causar daños, sino que también podrían romperse por un golpe de viento. Además, esto reduce el riesgo de robos.

41. Si hay niños presentes, evita dejarlos solos con lápices o crayones. Han ocurrido situaciones en las que los niños han pintado varios muebles y paredes, lo cual puede ser complicado de reparar.

En resumen, al seguir estos consejos estarás previniendo los errores más comunes y sabrás todo lo básico para el mantenimiento de tu vivienda en alquiler.

Servicios a propietarios.

Si eres propietario, puedes enviarles este artículo a tus inquilinos. Si estimas que necesitas un gestor de viviendas, puedes contactar a nuestro departamento de gestión de viviendas para propietarios para que te ayuden en la tarea.

Comparte