Los Grandes Tenedores de vivienda tienen cierto poder y control sobre la oferta de viviendas, pero sobre todo actúan de manera profesional en la gestión del alquiler de vivienda. En este artículo te explicamos quiénes son y cuál es su papel en el mercado inmobiliario.


¿Quiénes son los grandes tenedores de vivienda?

Los grandes tenedores de vivienda son personas físicas o jurídicas que poseen un gran número de propiedades inmobiliarias destinadas al alquiler o la venta. Se trata de personas físicas, «family offices», empresas, promotoras, constructoras o fondos de inversión que adquieren varias viviendas con el objetivo de obtener beneficios a través de su explotación profesional mediante el uso de profesionales que gestionan sus activos con éxito.


¿Cuál es el papel de un gran tenedor en el mercado inmobiliario?

Los grandes tenedores de vivienda son necesarios en el mercado inmobiliario ya que,

  • Tienen elevado poder de compra e inversión.
  • Desarrollan emprendimientos que los particulares no pueden.
  • Actualizan o reforman edificios completos.
  • Realizan trámites legales complejos para poner activos en producción.
  • Utilizan profesionales del mercado inmobiliario.
  • Controlan los costes de mantenimiento y mantienen los edificios en óptimas condiciones.
  • Su presencia impacta en los precios de la vivienda y puede llegar a ser a la baja.
  • Aprovechan la economía de escala que el volumen de viviendas les proporciona.
  • Su objetivo principal es maximizar la rentabilidad mediante la bajada de costes y subida de precios.

Entre los profesionales que utilizan, los grandes tenedores se valen de un «Property Manager» o gestora de viviendas externa o incluso crean la suya propia.


¿Cómo afectan los grandes tenedores al mercado de vivienda?

Una presencia excesiva de grandes tenedores de vivienda puede llegar a tener un impacto significativo en el mercado inmobiliario en general y en algunos tipos de inquilinos en especial. Por un lado, suelen estar en una constante búsqueda de activos para renovación, lo que puede influir a la baja en los precios de venta al estar continuamente rehabilitando y construyendo.
Por otro lado, la búsqueda de rentabilidad puede hacer que el acceso a la vivienda sea más difícil para algunos segmentos de población.

Aunque algunos grandes tenedores de vivienda pueden tener prácticas éticamente cuestionables, como acosar a los inquilinos o descuidar el mantenimiento de las propiedades, en realidad, la mayoría sigue un modelo de explotación legal centrado en la rentabilidad. Esto los impulsa a cuidar sus activos y explotarlos para alquileres turísticos o de temporada.


¿Qué medidas se están tomando para regular la actividad de los grandes tenedores de vivienda?

Se están implementando medidas para regular la participación de los grandes tenedores de vivienda y salvaguardar los derechos de los inquilinos.
Algunas medidas incluyen restricciones en los precios de alquiler o en la exigencia de mantener las propiedades en condiciones óptimas.

Las limitaciones y legislación a los Grandes Tenedores merece un desarrollo aparte, pero algunos ejemplos regulatorios han sido desarrollados tras la crisis del COVID-19; aquí dos ejemplos:

  • Límite a las actualizaciones de la renta en los arrendamientos de vivienda ante la evolución del IPC hasta el 31 de diciembre de 2023, (art. 67) introducida por el Real Decreto-ley 11/2022, de 25 de junio.
  • Suspensión del procedimiento de desahucio a solicitud del arrendatario o inquilino por encontrarse en situación de vulnerabilidad económica y, derecho de los arrendadores o propietarios afectados por dicha suspensión extraordinaria, a solicitar una compensación económica.

¿Quieres saber más sobre Grandes Tenedores de de vivienda?

En esta publicación podrás introducirte en la legislación aplicable a los grandes tenedores de vivienda, o en esta otra, conocer las ventajas y riesgos de ser un gran tenedor de vivienda.

En DFLAT Madrid estamos acostumbrados a trabajar para inversores como una agencia o Property Manager profesional especializados en el alquiler de vivienda.

Comparte