Si eres propietario de una vivienda en alquiler, evitar un inquilino moroso es esencial para proteger tus ingresos y el estado de tu propiedad.
Descubre las mejores prácticas para prevenir la morosidad de los inquilinos y garantizar que tu contrato de alquiler sea seguro y sólido.

Importancia de evitar un inquilino moroso

El mercado de alquiler de propiedades es dinámico, pero también puede presentar desafíos.
Un inquilino moroso puede causar problemas financieros y daños a tu propiedad.

Cuando el propietario de una vivienda decide alquilarla, es esencial hacerlo de manera segura y eficiente, siendo algunos de sus mayores preocupaciones el impago o el maltrato de la vivienda.

Aquí te presentamos cinco claves para asegurarte de que tu experiencia como arrendador sea positiva y libre de preocupaciones.

1. Selección rigorosa de inquilinos

A la hora de alquilar una vivienda es necesario saber cómo elegir un inquilino no moroso.
La elección del inquilino es crucial. Realiza una verificación exhaustiva de antecedentes, incluyendo historial crediticio, sueldo y referencias.
Evalúa su historial de pagos anteriores y busca señales de posibles problemas financieros.

Algunas opciones para seleccionar inquilinos solventes son:

  • Buscar ejecutivos de empresas solventes
  • Buscar clientes a través de los departamentos de personal de grandes empresas
  • Informarte de la situación financiera de la empresa pagadora
  • Alquilar tu vivienda en alquiler de temporada

Si optas por inquilinos de Idealista, puedes pedir varios meses de fianza y depósito, pero esto también reducirá las opciones de alquilar tu vivienda y desde luego, el precio que están dispuestos a pagar.

2. Claridad en las condiciones de pago

Asegúrate de que el inquilino comprenda completamente estas condiciones antes de firmar el contrato.
Lo ideal y justo es que el arrendatario abone la renta mensualmente siempre en la fecha que se haya fijado en el contrato.
Es aconsejable pedir por adelantado una fianza al arrendatario, con la que tendrás un dinero que puede ser muy útil si comienza a haber problemas de impagos.

3. Comunicación abierta

Mantén una comunicación abierta con tus inquilinos.
Fomenta un ambiente donde se sientan cómodos hablando sobre problemas financieros o cualquier situación que pueda afectar el pago puntual del alquiler.

4. Seguimiento y atención a los detalles

Realiza un seguimiento regular de los pagos y mantén un registro preciso.
La atención a los detalles es esencial para identificar cualquier patrón de retrasos en los pagos y tomar medidas preventivas.

5. Plan de acción ante impagos

A pesar de tus esfuerzos, los impagos pueden ocurrir.
Ten un plan de acción claro en caso de morosidad. Esto puede incluir notificaciones, acuerdos de pago o incluso medidas legales si es necesario.
 

¿Qué hacer ante un inquilino moroso?

Si te enfrentas ante la situación de tener un inquilino moroso debes evaluar bien la situación, aunque lo más fácil parece ser tomar acciones legales no siempre será lo más efectivo.
Según cómo haya sido el comportamiento del inquilino durante la duración del contrato de alquiler se puede actuar de una forma u otra.

Lo ideal ante un inquilino moroso es solucionar la situación con el diálogo y mediante un acuerdo entre ambas partes: se ahorra mucho tiempo y dinero.
 
Si ha sido un arrendatario pagador y ha pagado siempre dentro de plazo, este podría ser un caso de impago puntual. En este caso lo recomendable es hablar con él e intentar solucionar la situación. Quizás esté atravesando un bache económico que se solucionará al mes siguiente.
 
Si se retrasa en los pagos con regularidad, quizá la mejor solución sea comenzar un proceso legal para terminar cuanto antes con el problema. Es una decisión dura y costosa pero el tiempo juega a su favor.
 
Puedes ofrecerle un contrato en temporada en sustitución de uno de vivienda con mejores condiciones económicas y solo por cierto tiempo. Obtendrás un «no», pero podrás pulsar su voluntad.
 
Si lo anterior falla, considera reclamar la vivienda para uso como residencia habitual, y por tanto para tu uso personal, la Ley te favorece en esos casos.
 
Si es imposible ponerse en contacto con el arrendatario, ya sea a través de llamadas telefónicas, mensajes o cartas, se debe hacer llegar una notificación de más peso.
Por ejemplo, una buena opción sería un burofax.
 

Tomar acciones Legales

Si, a pesar de recibir una notificación por escrito, el inquilino no responde, es momento de considerar medidas legales.

El proceso judicial se inicia con la presentación de una demanda contra el arrendatario por los pagos pendientes.
En esta demanda, se solicitará el desalojo del inmueble en un plazo aproximado de diez días y la restitución de los pagos adeudados al propietario.

En ocasiones, el deudor puede oponerse a la demanda argumentando razones para no haber cumplido con el pago. En ese caso, ambas partes pueden llegar a juicio

Posteriormente, el juez emitirá su veredicto, y por lo general, el deudor deberá pagar la cantidad adeudada, pero solo si cuenta con los fondos necesarios.
Por lo general, los inquilinos morosos de este tipo carecen de ahorros o activos que puedan utilizarse para compensar la deuda.
 
El proceso judicial es agotador y poco satisfactorio para ambas partes. En ocasiones, se gasta incluso más dinero en el proceso legal que en la deuda misma.
Por esta razón, suele ser preferible llegar a un acuerdo menos favorable que enfrentar un prolongado juicio.
 

DFLAT: tu ayuda en la búsqueda y gestión de inquilinos

En DFLAT, comprendemos la importancia de tener inquilinos confiables. Nuestra experiencia en la gestión de propiedades nos permite encontrar inquilinos solventes y gestionar el proceso de alquiler de manera eficiente.
Habitualmente alquilamos a ejecutivos de empresas o expatriados de multinacionales, tratando directamente con los departamentos de recursos humanos, embajadas y estudiantes de Master de escuelas de negocio de alta gama.
Además preferimos el alquiler en temporada frente al de vivienda habitual.

Si estás buscando ayuda para la gestión de tu vivienda en alquiler, contacta a nuestro departamento de propietarios.
Te
ayudaremos a prevenir problemas financieros y a mantener un alquiler sin preocupaciones.
 

 

Comparte