El apalancamiento financiero (relación entre crédito y capital propio invertido) es una herramienta poderosa que te permite operar con más dinero del que realmente tienes disponible.

En el contexto de la compra de vivienda, el apalancamiento se logra a través de un crédito hipotecario otorgado por el banco.


Bondades del apalancamiento financiero

Las ubicaciones clave para invertir en vivienda, y así garantizar seguridad y rentabilidad, se encuentran en las principales ciudades europeas.
Madrid, en particular, se destaca como un destino atractivo para la inversión inmobiliaria debido a proyectos ambiciosos de desarrollo que impulsarán la economía durante los próximos 15 años.

Si bien el apalancamiento financiero puede aumentar la rentabilidad, también conlleva riesgos.
En caso de una caída en el mercado, las pérdidas pueden ser significativas.
Para mitigar estos riesgos, es esencial comprar a un precio competitivo, elegir una ubicación con alta demanda y considerar la reforma de viviendas para aumentar la rentabilidad.

Un aspecto fundamental es solicitar una hipoteca que no exceda el 70% del valor de la vivienda, preferiblemente el 60% o menos. Además, el ingreso por alquiler debe ser al menos un 120% del costo hipotecario.

Esta estrategia te protege en caso de fluctuaciones en el mercado y te brinda la seguridad de que, a largo plazo, el valor de la propiedad aumentará.

Segunda vivienda como inversión para ser explotada

Una forma inteligente de utilizar el apalancamiento es considerar la compra de una segunda vivienda como una inversión para ser explotada en alquiler, en lugar de simplemente como una propiedad de verano.

Esto te permite utilizar tus recursos de manera más flexible y generar ingresos adicionales a través del alquiler durante todo el año.

Cálculo de rentabilidad con financiación bancaria

Para calcular la rentabilidad, puedes utilizar la fórmula simple: Beneficio entre Recursos Propios.

En un escenario en el que vendas tu vivienda por 1,1 millones y la financias con 1 millón (todo con capital propio), obtendrías una rentabilidad del 10% = (1,1 – 1M) / 1M.
Si el banco financia 0,5 millones, tu rentabilidad se duplicaría al 20% = (1,1M – 1M ) / 0,5M.

Aprovecha el apalancamiento financiero de manera estratégica y maximiza tu inversión en vivienda en Madrid.

 


Más información para inversores en Real Estate

En DFLAT, comercializamos propiedades a través de canales B2C, B2B, agencias de mudanzas, agencias de relocation y viajes y canales propios.
Ofrecemos asesoramiento para optimizar el retorno de tu inversión en bienes raíces.

Si eres inversor o propietario, te ayudamos a optimizar el retorno de tu vivienda y te podemos ayudar en caso que necesites la Golden Visa o permiso de residencia permanente.

 

Comparte