Articulos Recientes

Por Asun Tello, Interiorista experta en propiedades

El diseño de interiores juega un papel cada vez más importante en la comercialización de productos y la prestación de servicios. Abrir un local comercial hoy sin un proyecto previo del espacio que acompañe la identidad y añada valor a la marca es impensable. Atrás quedaron los horrores visuales sin criterio profesional. Quien quiera seducir a su público, además de un buen servicio o producto, debe ofrecer un local bien concebido tanto en su arquitectura como en la decoración.

Los clientes potenciales a los que las empresas se dirigen tienen ya una educación visual y sensorial, son consumidores de interiorismo. Consumimos decoración cuando elegimos un restaurante que nos hace sentir bien, un hotel con diseño de autor o cuando compramos un mueble que hemos visto en algún sitio. Cada día nos llegan imágenes de locales y casas que siguen tendencias en forma de contenidos digitales, series, películas y publicidad. Poco a poco, los estilos decorativos del momento se convierten en un must imitable que todo el mundo desea consumir en sus lugares de ocio o en la propia casa.

¿Cómo se traduce esta percepción positiva del consumidor hacia el interiorismo en la compra venta de inmuebles?

Una vivienda no es un espacio cualquiera, es el lugar en el que pasamos momentos importantes de nuestras vidas. Es el refugio que esconde nuestros secretos, que nos acoge y nos protege del mundo exterior. Se asocia a nosotros, nos identifica y nos identificamos con ella. Por eso cuando buscamos vivienda la decisión de compra es tan importante. El coste va a ser, como consumidores, el más alto que paguemos por un producto con diferencia. Si las empresas que venden productos y servicios mucho más asequibles ya invierten en interiorismo como valor de marca, parece sensato tenerlo en cuenta a la hora de comercializar un inmueble de cientos de miles de euros.

El precio de alquiler o de venta de un inmueble es relativamente fácil de fijar. Hay empresas tasadoras, webs que calculan la media en la zona y agencias inmobiliarias que realizan valoraciones. Determinar, en cambio, cuánto cuesta que la experiencia en nuestras casas sea positiva y agradable al máximo, que es la labor del interiorista, puede resultar más difícil. Conseguir que nos sintamos satisfechos y orgullosos del lugar en el que vivimos tampoco es tarea fácil. Pero lo que está claro es que cuando nos gusta nuestra casa, nos apetece pasar tiempo en ella y recibir gente que la disfrute con nosotros. La percepción de valor aumenta considerablemente.

De la misma manera, cuando buscamos una vivienda para convertirla en nuestro hogar, si lo que encontramos nos provoca sensaciones placenteras, la decisión de alquilar o comprar se toma rápidamente. Y exactamente con la misma velocidad descartamos lo que no asociamos a comodidad y valor sin perder ni un segundo de nuestro tiempo.

2 antesdespues salon aldea

Si los pronósticos del mercado inmobiliario siguen siendo tan positivos para el sector, parece inevitable que la tendencia sea aplicar los mismos razonamientos que ya se han asimilado en los negocios físicos a la comercialización de viviendas. ¿Por qué? Porque son efectivos. Y porque el precio que paga el cliente comprador de una vivienda es, con diferencia, mucho mayor que el que va a dedicar a cualquier otro producto. Así que es de esperar que el vendedor invierta al igual que el empresario que abre local. Los consumidores lo demandan cada vez más y quien no haga los deberes verá cómo sus clientes potenciales eligen otros productos, no necesariamente mejores que el suyo, pero sí mejor presentados.

Esto que parece obvio, aún no se aplica en el sector inmobiliario de nuestro país. La mayoría de agentes y particulares que intervienen en la venta de inmuebles no están empleando ninguna técnica para presentar su producto deseable. Nos encontramos a menudo viviendas “en buen estado” vacías, sucias, pasadas de moda, oscuras, desordenadas o todo a la vez que están sorprendentemente a la venta a precios altos.

Una casa que se exhibe para su venta siguiendo un criterio profesional de interiorismo, con técnicas de home staging, reportaje de calidad y marketing emocional, tiene asegurado el éxito. Se va a vender en mejor precio y en tiempo récord. Así lo estamos comprobando en cada proyecto que sale del estudio de Asun Tello y que en pocos días está vendido. Es un sector en el que somos pioneros y está todo por hacer.

3 despuesmayorsalon

4 antesmayorsalon


En términos de inversión inmobiliaria ¿Es rentable el interiorismo?

Hay muchos factores que intervienen en la percepción positiva de una vivienda. La ubicación, las vistas, la distribución de las estancias, las instalaciones actualizadas, la decoración y la iluminación son quizá los más evidentes. Pero hay más no tan perceptibles a primera vista. Los aromas, detalles originales, el encanto de los ambientes y hasta la música. Es la combinación perfecta para aportar valor a un espacio: interiorismo y marketing.

Si el consumidor percibe, primero en medios digitales y después personalmente, que el producto, en este caso la vivienda, que le presentan, le transmite mensajes positivos y ejerce atracción, es muy posible que le despierte las ganas de comprar para poder disfrutarla.

La negociación se reduce al 0% y la operación se cierra rápidamente. El deseo es algo difícil de controlar pero es que la razón también dice que el inmueble tiene más valor sin duda de lo visto anteriormente.

Cuando nos preguntan si merece la pena meterse en obras antes de comercializar una vivienda, nuestra respuesta siempre es clara, totalmente sí. Pero con criterio profesional. Hemos realizado proyectos integrales de reforma en pisos totalmente desactualizados que hemos vendido rápidamente, incluso en la primera visita, despertando un interés mucho mayor que en otros casos en los que la intervención ha sido menor.

Las cifras hablan por sí solas. Lo positivo de esta técnica es que es fácilmente demostrable su eficacia. Todos los inversores y propietarios que nos han encargado la gestión integral de comercialización, tanto reforma como venta, lo han comprobado y lo han contado. En muy poco tiempo hemos superado las expectativas en cuanto a resultados.

Las cuentas salen. Es cuestión de tiempo que todo aquel que se plantee vender una vivienda utilice técnicas de interiorismo, home staging y marketing para añadir valor y obtener mejor rentabilidad.

Sin título 3

Autor

Asun Tello

Interiorista, Consultora Inmobiliaria

www.asuntello.com