Las corridas de toros han formado parte de la cultura española desde tiempos inmemoriales, la plaza de toros Monumental de Las Ventas ubicada en Madrid, es la más grande de España y la tercera plaza en el mundo con más aforo, las dos primeras se encuentran en México y Venezuela. Posee una capacidad para 23.798 espectadores y un ruedo con 60 metros de diámetro.

Antes de Las Ventas, existieron otras plazas de toros en Madrid, la primera fue montada en 1737 junto a la embocadura del río Manzanares y fue creada por el arquitecto madrileño Pedro de Ribera, su estructura era de madera y con forma circular. La siguiente se construyó en 1749, siendo la primera plaza de toros permanente, se construyó por deseos del Rey Fernando VI y sus arquitectos fueron Juan Bautista Sachetti, Ventura Rodríguez y Fernando Moradillo, su ubicación era en unos terrenos cercanos a la Puerta de Alcalá.

Para el año 1860, la ciudad inicia su ensanche debido al aumento de su población, es por esta razón que el ingeniero y arquitecto Carlos María de Castro propone reubicar la plaza de toros detrás del Parque El Retiro. Los trabajos para la construcción de la nueva plaza comenzaron en 1872 y su ubicación definitiva sería a la derecha de la calle Alcalá, tenía una capacidad para 12.000 espectadores y fue construida por los arquitectos Emilio Rodríguez Ayuso y Lorenzo Álvarez, durante muchos años serviría como referencia para la construcción de la mayoría de las plazas españolas hasta su cierre, el 14 de octubre de 1934. Actualmente sirve como sede del Palacio de los Deportes.

La idea de construir una plaza de toros con mayor capacidad nace del torero José Gómez, quien soñaba con una plaza monumental que albergara el mayor número de espectadores. Los arquitectos de la Plaza de Las Ventas fueron José Espeliú, quien murió antes de ver su obra terminada y Manuel Muñoz Monasterio, responsable también de diseñar el estadio Santiago Bernabéu.

Las Ventas es considerada desde 1994 como “bien de interés cultural con categoría de monumento histórico-artístico”, el estilo de la plaza es neomudéjar, con estructura metálica y una fachada de ladrillo donde puedes observar unos escudos de cerámica que representan todas las provincias españolas, el coso se comenzó a construir durante la dictadura del General Pinto de Rivera y culminó en la Segunda República.

La primera corrida se celebró el 17 de junio de 1931, organizada por el alcalde de Madrid Pedro Rico, con el fin de recaudar fondos para los obreros en paro, en la corrida participaron toreros reconocidos como Marcial Lalanda y el mexicano Fermín Espinosa. La inauguración oficial se realizaría el 21 de octubre de 1934 con una corrida de toros en la que participaron: Juan Belmonte, Marcial Lalanda y Joaquín Rodríguez “Cagancho”.

En el período que duro la Guerra Civil se destruyeron parte de sus instalaciones y se utilizó como cárcel, arsenal de armas y para guardar animales, cuando la guerra terminó se celebró el 24 de junio de 1939 una corrida de toros que llamaron la Corrida de la Victoria, en ella participaron toreros reconocidos de la época.

Desde entonces, la Plaza de Toros de Las Ventas se convirtió en un espacio único donde se celebran corridas de toros con grandes figuras de la Tauromaquia moderna y contemporánea, rejones, novilladas, siendo la única plaza de toros en España que ofrece festejos todos los domingos desde el mes de marzo a octubre, además de conciertos y otras actividades lúdicas como la feria del patrono de Madrid, San Isidro Labrador entre el 10 y el 30 de mayo.

La plaza tiene 4 pisos, sus galerías circulares se distribuyen en 10 tendidos que están agrupados en 3 zonas: Zonas de sombra -tendidos 9,10, 1 y 2, zona de sol – tendidos 4, 5, 6 y 7-, zona de sol y sombra -tendidos 3 y 8-, a su vez los tendidos se dividen en localidades de tendido alto y bajo, grada y andanada. En la planta superior se encuentra el Palco Real, al que tienen acceso exclusivamente los miembros de la Familia y Casa Real.

Dentro de la plaza se encuentra el Museo Taurino de Madrid, inaugurado el 15 de mayo de 1951 por la Diputación Provincial, además de una capilla, la sala de toreros, los corrales, la enfermería, el desolladero y las oficinas del Centro de Asuntos Taurinos de la Comunidad de Madrid, así como las de la empresa gestora. También cuenta con 3 salas culturales: La Sala Antonio Bienvenida, la Sala Antoñete y la Sala Cossío, que alberga también una biblioteca con más de 2.000 volúmenes. En ellas tienen lugar exposiciones y actos divulgativos a lo largo de la temporada.

Un dato importante del toreo, es que después de haber aprendido el oficio como becerristas y novilleros, un torero recibe el título de doctor en Tauromaquia en una ceremonia que se puede celebrar en cualquier plaza y que se denomina alternativa -autorización a un novillero para que se le considere como matador de toros-, pero es sólo en la plaza de Las Ventas que los toreros confirman la alternativa en España.