Articulos Recientes

Los derechos y obligaciones del inquilino se encuentran establecidos en la Ley 29/1994, de 24 de noviembre, de Arrendamientos Urbanos.

Desde DFLAT Madrid te contaremos cuáles son tus derechos como arrendatario para ayudarte a conservarlos. Asimismo, te informaremos sobre tus obligaciones para que no cometas ningún tipo de error legal.

Derechos del inquilino

Alargar el tiempo del contrato

La duración mínima de un contrato de alquiler es de tres años. Esto significa que, sin importar la duración inicial acordada con el propietario, tienes derecho a que tu contrato se prorrogue hasta cumplirse los tres años. Este periodo de tiempo es voluntario para el inquilino y obligatorio para el arrendador.

Rescindir el contrato cuando lo necesite

La reforma del año 2013 de la LAU establece para los contratos de alquiler de viviendas posteriores a ese año que, como inquilino, tienes derecho a dar por terminado tu contrato después de transcurridos seis meses. Eso sí, has de comunicar tu desistimiento al arrendador con treinta días de antelación.

Recuperar la fianza

Una vez que el contrato se da por finalizado, si la vivienda queda en las mismas condiciones en que fue alquilada y no hay deudas pendientes, una de las obligaciones del arrendador es devolverte la fianza depositada.

Beneficios fiscales

Como inquilino tienes derecho a optar a una serie de ayudas al alquiler. La ley del IRPF contempla una deducción para quienes no superen un límite determinado de ingresos. Asimismo, cada comunidad autónoma aplica una deducción en la declaración de la renta para los arrendatarios que se ajusten a un determinado requisito de edad y de ingresos.

Pedir reparación de elementos necesarios para conservar la vivienda

Como arrendatario tienes derecho a solicitar a tu arrendador que repare, en el menor plazo posible, todo lo que corresponda para mantener la vivienda en condiciones habitables. Del mismo modo, tienes la obligación de permitirle la entrada, a él y a sus técnicos, para que pueda comprobar que las reparaciones que solicitas son necesarias.

Obligaciones del inquilino

Pagar la fianza

Estás obligado a pagar una fianza al inicio de la relación contractual. El importe de dicha fianza es de un mes de renta para el alquiler de viviendas. Si vas a darle un uso diferente al de una vivienda, por ejemplo un uso comercial, la fianza debe ser de dos meses.

Cumplir con el pago mensual de la renta

Entre los derechos del arrendador se encuentra el de recibir el importe mensual de la renta dentro de los primeros siete días del mes. El pago ha de efectuarse en el sitio establecido, a través del método acordado.

Has de tener en cuenta que puedes acordar libremente con tu arrendador que la obligación del pago mensual se compense de forma total o parcial con reformas o modificaciones del inmueble alquilado.

Pagar los suministros

Como inquilino tienes la obligación de pagar suministros básicos, tales como: luz, agua, conexión a Internet, teléfono, etc., si no hay contadores individuales. Esta obligación se contrae con el propietario de la vivienda y no con compañía suministradora, cuya obligación la mantendrá el titular que figure en el contrato.

No ceder el contrato

Si quisieras ceder el contrato o subarrendar la propiedad que tienes en alquiler, deberás pedir el consentimiento escrito del propietario. De otro modo estarías incurriendo en un acto ilegal.

Pequeñas reparaciones por desgaste de uso ordinario

Si algunos elementos de la vivienda sufrieran daños o desgastes, producto del uso cotidiano o de un mal empleo por tu parte, te verás obligado a hacerte cargo de las reparaciones y del coste de los mismos.

Realización de obras

En caso de que el arrendador quisiera realizar obras en la vivienda, estás obligado a aceptar que lleve a cabo todas aquellas que, por cuestiones razonables, no puedan posponerse hasta el final del contrato.

Dejar la vivienda en las mismas condiciones

Una vez que abandonas la vivienda, tienes la obligación de dejarla en las mismas condiciones que la recibiste el día en que entraste a vivir.

Abandonar la vivienda cuando corresponda

Una vez que transcurren los tres años de contrato obligatorios, el propietario puede darlo por finalizado y debes abandonar la vivienda.

Cumplidos los tres años, el contrato se puede prorrogar tácitamente por plazos anuales. Sin embargo, si el propietario no desea continuar con el arrendamiento, puede dar por finalizado el contrato y tendrás que desalojar la vivienda.

Desalojar en caso de impago

En caso de que no puedas pagar la renta, el contrato de alquiler incluye la posibilidad de demanda de desahucio a partir del primer mes. Dispondrás de 10 días para ponerte al día con el pago del alquiler y evitar así el desahucio.

Conoce más sobre los derechos del inquilino

Hasta aquí, te hemos hecho un resumen básico de los derechos y obligaciones del inquilino. En caso de dudas, puedes profundizar consultando la Ley de Arrendamientos Urbanos que el BOE pone disposición de todos.