La certificación energética se ha convertido en un método para aumentar el valor de las viviendas. Gracias a una serie de cambios en el inmueble se puede ahorrar en el consumo de energía, lo cual contribuye directamente a la reducción de las facturas. Por ello, esta cuestión se considera en la actualidad un factor a tener en cuenta, como puede ser que el inmueble tenga ascensor o armarios empotrados…

La eficiencia energética se refleja en las facturas

El principal beneficio de la eficiencia energética es el económico. Aquellos que viven o tienen una propiedad cuya eficiencia es alta tienen por un lado facturas eléctricas más bajas y, por otro, su piso aumenta de valor.

Pero la eficiencia no es la panacea universal, si queremos ahorrar energía también tendremos que contratar compañías de luz y gas baratas para nuestras necesidades energéticas. Para encontrarlas sin perder la cordura lo mejor será que recurramos a un comparador de compañías de luz y gas baratas, este sistema nos generará una lista con las mejores tarifas. Es importante que no hagamos contratos con cláusula de permanencia, puesto que la que es la compañía de luz más barata en 2019 puede no serlo en 2020.

Asimismo, si la vivienda es de nueva construcción y precisa de dar de alta la luz y el gas se seguirá el mismo proceso que antes. Será la comercializadora elegida la que se ponga en contacto con la distribuidora para empezar el proceso del alta. Además, hay que tener en cuenta que dar de alta la luz también tiene un precio (puede superar los 200 euros) y un tiempo estipulado (entre 5 y 7 días hábiles).

Presume de tu piso A

Nunca una letra del abecedario había importando tanto. Tener una A en la certificación energética de tu vivienda significa que has invertido en la eficiencia energética y que este dinero vuelve en forma de ahorro en las facturas eléctricas. Este hecho también puede resultar muy atractivo para aquellos que buscan piso para alquilar, puesto que escogerán antes uno en el que sepan que van a consumir menos energía y por lo tanto pagar menos en sus recibos.

Según calculó el Ecobservatorio.com, el gasto anual en calefacción refrigeración y agua caliente según la calificación energética en un inmueble de 100 metros cuadros es este:

– B: 390 euros
– C: 476 euros
– D: 635 euros
– E: 1.010 euros
– F: 1.414 euros
– G: 2.087 euros

Por lo tanto, hay mucha diferencia de una letra a otra, aunque esta institución no señala la letra A, que rondará los 300 euros. No todas las reformas para conseguir mejorar la eficiencia energética del hogar tienen unos precios desorbitados, aquí te enumeramos las que más suelen realizar los propietarios:

1. Cambio de ventanas
2. Cambio de la instalación de agua caliente sanitaria
3. Mejorar el sellado de las ventanas
4. Aislamiento exterior
5. Instalación de equipo mixto de calefacción y ACS
6. Mejora del aislamiento en cajas de persiana
7. Cambio de la instalación de calefacción
8. Instalación de toldos
9. Cambio de la instalación de refrigeración
10. Instalación de dobles ventanas.


Mejorar la eficiencia energética de los hogares ha adquirido semejante importancia que el Gobierno de España reserva ayudas especiales en el Plan Estatal de Vivienda (ver aquí) para fomentar estas reformas. Si eres propietario de un piso en alquiler, te animamos a seguir estos consejos y a mejorar la calidad energética de tu activo o también puedes preguntarnos cómo podrías mejorar la rentabilidad de tu alquiler con poco esfuerzo.

Papernest.es Menos papeleo, mayor eficacia. Papernest escoge entre los mejores proveedores de servicios para proponerte las ofertas más adaptadas a tus necesidades