Si eres propietario de una vivienda en alquiler y obtienes ingresos por este concepto, te vamos a contar cuáles son estos beneficios y la desgravación que te corresponde. De esta forma tus impuestos se verán reducidos de una forma significativa aplicando la legislación actual.

¿Qué son beneficios fiscales de un piso de alquiler?

Son los conceptos de deducción que podrás aplicar en tu próxima declaración de la renta, relacionados con los ingresos por alquiler. Los rendimientos que se obtienen por el alquiler de un piso estarán afectados por las diferentes políticas de protección a la vivienda que se apliquen en cada momento. De ahí que no siempre sean los mismos conceptos y reducciones las que estén vigentes.

¿Cuáles son, actualmente, los gastos deducibles de un piso en alquiler?

Si eres propietario de un piso en alquiler puedes aplicar las siguientes deducciones en tu declaración de la renta:

-Intereses que hayas pagado por el crédito que solicitaste para la adquisición de la vivienda.

-Los impuestos y las tasas estatales de la vivienda, tales como la tasa de limpieza, basura y alumbrado, el IBI y la tasa de vado.

-Los gastos pagados en concepto de cuota de comunidad: administración, portería, jardinería y vigilancia.

-Los gastos para formalizar el alquiler.

-Todos los gastos ocasionados para conservar y mantener la vivienda: pintura, sustitución de elementos, reparaciones diversas.

-La prima del seguro del hogar de la vivienda alquilada, tanto de responsabilidad civil como de robo, incendio y otras incidencias.

-Las cantidades que hayas abonado en los recibos de suministros de luz, gas, agua y teléfono.

-La amortización de la vivienda y de los bienes por desgaste (la cantidad estipulada es de un 3 % del valor de construcción)

Un ejemplo práctico

Vamos a suponer que adquieres una vivienda por un valor de 100.000 euros mediante hipoteca para dedicarla a alquiler. Has alquilado la vivienda por 800 euros mensuales durante un año. A esta cantidad puedes aplicar deducción por:

– Gastos de la inmobiliaria que gestionó el alquiler: 125 euros.

– Intereses por la amortización del préstamo hipotecario: 200 euros.

– Factura fontanero por arreglo de una fuga de agua: 78 euros.

– IBI anual: 300 euros

– Tasas de basura y alcantarillado: 45 euros.

– Administración del edificio: 95 euros.

– Depreciación efectiva de la vivienda: 3.000 euros.

– Seguro del hogar: 225 euros.

Por tanto, el total de cantidades deducibles sería de 4.188 euros.

Si al rendimiento neto de 9.600 euros le restamos 4.188, la cantidad resultante es de 5.412 euros.

Posibles sanciones

Las sanciones en caso de no declarar una vivienda en alquiler oscilan entre el 50 % y el 150 % de la cantidad que no se ha declarado. Depende de la calificación que haga la Agencia Tributaria como falta leve o grave (o muy grave) Estas cantidades podrán reducirse en función de que el pago se efectúe en el plazo establecido por la propia agencia.


Como ves, si eres arrendador solo vas a pagar impuestos sobre lo que realmente hayas ingresado por alquiler, deduciendo todos los gastos que tiene para ti la vivienda.

Pero si no te quedan suficientemente claros todos los conceptos, puedes ponerte en contacto con nosotros y resolveremos todas tus dudas.