Deducir el alquiler es un tema que en el último año ha sabido generar diversas dudas en propietarios de pisos en alquiler al momento de hacer su declaración de impuestos sobre la renta, esto, debido a ciertas interpretaciones que han surgido de la ley del IRPF y que en esta oportunidad nos avocaremos a aclarar.

Comprender a qué tipos de alquileres se aplica la conocida reducción del 60% y qué gastos se pueden deducir según el tipo de alquiler, puede marcar la diferencia entre deducir alquiler de forma legal e inteligente y llevarse algunas sorpresas a causa de una información sesgada.

El TEAC o Tribunal Económico-Administrativo Central ha dictado una importante resolución el 8 de marzo del año 2018 a fin de unificar criterios donde se ha resuelto que la reducción prevista en el artículo 23.2 de la Ley del IRPF (ley 35/2006) se aplica únicamente a los alquileres que la Ley de Arrendamientos Urbanos (Ley 29/1994) distingue como “viviendas” en su artículo 2, dejando a un lado a los alquileres de temporada mencionados en su articulo 3.2.

Respecto a este punto surgió un controvertido debate donde se pretendía esclarecer si la reducción expuesta por la Ley 35/2006, art. 23.2 era válida solo en el caso de arrendamiento de un inmueble destinado como residencia fija o si también podía aplicarse en casos de arrendamientos temporales. Este debate estuvo centrado en comprender, tomando en cuenta la controvertida reducción, qué se entendía por arrendamiento de inmueble empleado como vivienda: ¿debía entenderse como una estructura designada para suplir las necesidades de estadía permanente de sus residentes? ¿O podía calificarse también dentro de este concepto a las edificaciones que satisficieran una necesidad temporal de residencia?

La ley 35/2006 no define el concepto de “arrendamiento de bienes inmuebles designados como viviendas”, así como tampoco remite a ninguna otra ley como bien podría ser la Ley 29/1994. En casos como estos, la Ley 58/2003 (Ley General Tributaria) dispone en su artículo 7 que los preceptos del derecho común y las disposiciones generales del derecho administrativo poseen carácter supletorio frente a las fuentes de ordenamiento tributario, por tanto, si no existe en el plano legal una definición unívoca para el término “arrendamiento de bienes inmuebles designados como viviendas” sería obligatorio acudir de forma supletoria a lo expuesto en la Ley 29/1994, encargada de establecer el marco legal por el cual se rigen los arrendamientos urbanos.

En este sentido, tomando en cuenta lo expuesto por el preámbulo de la Ley 29/1994 y por sus artículos 2 y 3 se concluye que, aunque ambos alquileres están destinados a satisfacer la necesidad de una vivienda habitable por parte de sus residentes, el factor clave que los diferencia será la temporalidad, entendida también como finalidad del alquiler. Así pues, este criterio hace referencia estrictamente a la finalidad del alquiler de la edificación que ha sido tomada como vivienda, donde se distingue su uso temporal, del uso permanente, siendo la permanencia el elemento que define de forma definitiva en cuál tipo de alquiler se aplicara la reducción del 60% en la declaración de la renta, en este caso, en el alquiler permanente.

Cabe destacar que, según lo señalado de forma reiterativa por la jurisprudencia, el requisito de temporalidad relacionada a la ocupación de la vivienda no se define por la duración del contrato sino por la finalidad del mismo, entendiéndose que se tomará en cuenta la finalidad e intención del alquiler (de temporada o permanente) como rasgo definitorio.

A efectos de esta controvertida reducción del 60% de la renta y lo expuesto por la jurisprudencia, el Tribunal Central designa que deberá aceptarse la tesis del director recurrente, la cual ha identificado el concepto de “arrendamiento de bienes inmuebles designados como viviendas” con el concepto de “estructura habitable usada como residencia permanente del inquilino” basándose en el artículo 2.1 de la Ley 29/1994. De este modo, el debate no se enfoca en la interpretación del concepto de “vivienda”, sino en qué se entiende por “arrendamiento de bienes inmuebles designados como viviendas” o dicho de una forma más simple: por arrendamiento de viviendas. Y como se ha señalado en párrafos anteriores, no existe este concepto dentro de las normativas involucradas en el tema de alquileres de inmuebles, por tanto, se ha acudido a las supletorias conformadas por la Ley 29/1994.

Finalmente son estos los argumentos expuestos por la ley para designar a qué tipos de alquileres se aplica la reducción del 60% donde los alquileres de temporada y los alquileres turísticos no reciben estos beneficios al deducir alquiler, la reducción es válida solo para alquileres permanentes.

¿Cómo deducir el alquiler si estás rentando tu propiedad como alquiler temporal?

Aunque la reducción del 60% no sea aplicable en tu caso, existen otros gastos relacionados a los arrendamientos temporales que puedes deducir, siempre que el plazo de tiempo de alquiler haya sido extenso. De hecho, los alquileres temporales a diferencia de los alquileres turísticos, tienen mayor oportunidad de deducir gastos como:

  • Tasas de basura, IBI y gastos de la comunidad
  • Seguros para cubrir diversos riesgos o daños que pueda sufrir la edificación
  • Gastos de amortización de la vivienda e intereses hipotecarios
  • Gastos de agencias de anuncios publicitarios para alquiler
  • Gastos de conservación o reparaciones generales de la estructura
  • Servicios básicos como electricidad, gas y agua potable

Los alquileres temporales se han convertido en poco tiempo en el tipo de arrendamiento más rentable del mercado inmobiliario y aunque, la reducción del 60% en la declaración de la renta no sea aplicable, continúan siendo el tipo de alquiler que mayores beneficios ofrece tanto para los propietarios que alquilan sus viviendas, como para aquellos que buscan un alquiler temporal, sin necesidad de recurrir a los alquileres turísticos.


Si eres propietario de una vivienda destinada al alquiler temporal y todavía tienes dudas sobre los gastos que puedes deducir en esta declaración de renta 2019, en DFLAT Madrid te ofrecemos la asesoría más completa para este y otros temas de importancia ¡Contáctanos!