Madrid es preciosa, muy ecléctica, llena de historia y con mucho para hacer, quizá por ansiedad, todos tenemos el sueño de conocer cada rincón de Madrid en el menor tiempo posible pero seamos realistas, se necesitan al menos 4 días para verlo todo y una semana para vivirla (No es lo mismo recorrerla que vivirla, ya verás).

Sin embargo, para ayudarte a conseguir tu objetivo, te ayudaremos con un itinerario básico, un plan “muy real” para que puedas recorrer Madrid en un día y que, con tan solo horas, logres visitar nueve de los monumentos y lugares más emblemáticos del centro de la ciudad y más.

 

Monumentos llenos de historia y cultura

Lo primero que debemos saber es que Madrid es una ciudad tan movida que de día y de noche podemos recorrerla sin perder la capacidad de asombrarnos con cada aspecto que descubramos de ella. Con esta idea clara, podemos ir hacia nuestro primer destino e inicio del recorrido: el parque El Retiro.

En Madrid todos lo conocen; el Palacio de Cristal en el Retiro es una estructura hermosa y su estanque con monumento a Alfonso XII son puntos importantes que debes ver. Además, el parque cuenta con grandes espacios y zonas verdes para la recreación, que también cuentan como locación perfecta para un plan romántico en la ciudad.

Parque El Retiro

Para continuar el recorrido, dirígete al acceso de la Plaza de la Independencia para toparte con un sitio muy reconocido. Hablamos de la Puerta de Alcalá, acá no solo puedes sino que debes hacerte una fotografía para registrar este fantástico lugar.

Te contamos que lo más genial de estar en este punto es que, como sucede con el resto de la capital, no solo puedes concentrarte en mirar un solo destino, sino también a aquellos que están a su alrededor, pues respirarás historia, arquitectura y atractivos diversos. En este punto, si miras en dirección noroeste verás al fondo la Plaza de Cibeles, el Palacio de Linares, el Palacio de Buenavista, el Banco de España y el Palacio de Cibeles.

Puerta de Alcalá

 

Capturar momentos inolvidables

Seguimos hacia el último lugar que te mencionamos: el Palacio de Cibeles. Aquí se encuentra el Ayuntamiento de Madrid. Como un buen dato, te recomendamos que te apresures a entrar y, si puedes, sube a su mirador para disfrutar de la vista de 360 grados de Madrid. Luego baja, hazte una foto con Cibeles de fondo y retoma el recorrido.

El itinerario aún continúa, así que toma agua y continúa por Calle Alcalá para que puedas ubicar enseguida a tu izquierda el Círculo de Bellas Artes. En este lugar no solo la estructura es preciosa, sino también la vista de su mirador, donde puedes deleitarte con el monumental edificio Metrópolis, otra belleza de Madrid.

 

Continuemos caminando

Te has preguntado donde ver la Estatua del Oso y el Madroño o la placa del Kilómetro 0, la respuesta está en Puerta del Sol, donde además, verás la Estatua ecuestre de Carlos III y el Reloj de la Casa de Correos en donde todos los años los madrileños esperan las campanadas que anuncian el año nuevo. Sol será tu próximo destino, así que continúa caminando por calle de Alcalá, pasa por metro Sevilla y cuando llegues a ver el famoso anuncio de Tío Pepe habrás llegado a tu tercera parada.

Momento para foto, ver alguna tienda y continuar caminando.

Puerta del Sol Madrid

Si te quedan ganas de ver más estatuas como ésta tendrás que tomar la siguiente ruta: camina por Calle Mayor, será el punto de partida para llegar a Plaza Mayor y el Madrid de las Austrias, antigua zona de Madrid, amplia y monumental, con edificios representativos de época y bastión medieval en medio de una ciudad vanguardista.

 

El recorrido aún no termina

Te hemos hablado de un paseo real y ¿qué puede hacerle más honor a esta palabra que el Palacio Real? Si quieres responder esta interrogante por ti mismo, puedes llegar hasta allí continuando por calle Mayor hasta calle de Bailén para encontrarte con la Catedral de la Almudena y junto a esta, el Palacio Real.

No podemos dejar de contarte, aunque te invitemos a vivir la experiencia: en este punto famosísimo de Madrid se encuentra la morada oficial de la realeza española, es decir, un pedazo de historia frente a ti; una joya construida a mitad del siglo XVIII.

Palacio Real Madrid

Aunque puede ser un poco engorroso lograr ingresar al Palacio Real por la cantidad de personas que asisten al lugar, vale la pena entrar para ver el interior de la residencia monarca y así detallar cada aspecto que la hace única. Igualmente, la Farmacia Real y la Armería Real complementan las razones para que te quedes un rato más.

 

Para cerrar el día

Sigue por calle de Bailén, pasando por los jardines de Sabatini para llegar al Templo de Debod, una estructura egipcia construida hacia el año 200 antes de Cristo que fue traída a la capital española en la década de los 70 como una muestra de agradecimiento de las autoridades egipcias por la ayuda prestada por España en la recuperación de su patrimonio histórico.

Templo de Debod

Finalizada la tarde, después de ver la puesta del sol en el Templo, atraviesa Plaza España para ver el monumento de Cervantes con el edificio España de fondo y llegar finalmente a recorrer Gran Vía de noche; sus luces, tiendas, las personas caminando, los cines y teatros, el ambiente en sí, han hecho que muchos le encuentren semejanza con el Broadway estadounidense.

Si luego de pasar el día caminando aún quedan ganas de seguir la jornada, los barrios de Malasaña o Chueca están muy cerca de la Gran Vía y son una excelente opción por la cantidad de oferta gastronómica, bares y tiendas que encontrarás. Por la hora no te preocupes que da igual si es lunes o es sábado, las calles del centro de Madrid poco conocen descanso.

Gran Vía Madrid

 


Como te dijimos al principio, la capital española está llena de historia tangible, probablemente conocer toda Madrid en un día sea imposible pero visitar las zonas más destacadas del centro es fácil si tienes la voluntad y un itinerario claro sobre lo que quieres conocer y hacer. Organiza tú tiempo y disfruta de sus maravillas, además Madrid es una ciudad que no se cansa de recibir visitantes y cuenta con una agenda de eventos bien cargada y preparada para todos los gustos, déjate llevar por alguno de ellos.