La Catedral de la Almudena, un ícono de sobrio estilo neogótico situado en medio de Madrid, capital española. Se comenzó a construir durante el reinado del rey Alfonso XII, en 1883 y se culminó casi cien años después.

Un destino muy importante para el turista y para el nativo madrileño. En cualquier caso, es bueno que sepas algunas cosas antes de visitarla, para que no te pierdas de nada mientras recorres esta obra arquitectónica.

Historia de la Catedral de la Almudena

Indaguemos un poco en la interesante historia de la construcción de esta catedral. Aunque no ha estado en pie durante tanto tiempo, comparándola con otras catedrales, la Almudena cuenta con varios hechos interesantes.

Todo comenzó con los primeros planos trazados por el Marqués Francisco de Cubas, célebre arquitecto del momento. Esto fue en 1879; pero no fue sino hasta 1883 cuando realmente se comenzó la construcción.

En un principio, el proyecto tenía la idea de ser una iglesia o panteón para la reina María de la Mercedes de Orleans, muy devota de la Virgen de la Almudena. Sin embargo, al crearse el Obispado de Madrid, en 1885, el proyecto pasó a convertirse en catedral.

Fue entonces cuando el arquitecto Francisco de Cubas, tomando como ejemplo catedrales como la de Reims, León y Chartres, se embarcó en una visión más ambiciosa, pero, a causa de los bajos recursos, la construcción se demoró más de lo esperado.

Pionera de un nuevo estilo

La Catedral de la Almudena sería la primera en el mundo que incorporara una cripta de estilo neorrománico.

Lamentablemente, el arquitecto, Francisco de Cubas murió en 1899, por lo tanto, se tuvo que asignar nuevos maestros de obras, estos fueron Miguel Olabarría, Juan Moya y Enrique Repullés,
Por fin, en 1911, se completó la construcción de la innovadora cripta, pero las obras, a causa de la guerra civil española se suspendieron y no fue hasta 1939 cuando se pudieron reanudar, con muy pocos recursos.

En 1944, se llegó al concilio de que un estilo gótico puro desencajaría totalmente con el urbanismo y la estética de Madrid. Debido a eso, en el mismo año, se citó a un concurso para modificar el proyecto original. De este modo, se podría construir una catedral que fuera a juego con el entorno.

Dicho concurso fue ganado por los arquitectos Carlos Sidro y Fernando Chueca Goitia, que diseñaron lo que se puede ver hoy. 1950 fue el año donde, de nuevo, se reanudó la construcción, para 1955 ya estaba listo el claustro, y para 1960, toda la fachada principal.

Finalmente, en 1993, la Catedral de la Almudena fue completada y consagrada, en junio de ese mismo año, por el papa Juan Pablo II. A día de hoy, muchos la consideran una construcción de estilo eclético, es decir, una mezcla de estilos. Pero más que eso, lo que podemos ver es la mismísima historia tallada en sus paredes y nichos.

Estilo

La Catedral de la Almudena es de estilo neogótico, sin embargo, hay varios aspectos que conviene resaltar. Uno de ellos, quizás el que más se note al entrar, es el de la simpleza de los acabados.

A diferencia de otras catedrales, la Almudena no está atiborrada de arabescos, en cambio, en su interior podemos encontrar acabados muy limpios y zonas amplias en las paredes de la nave principal.

Pero en el exterior es otra cosa, específicamente en la fachada principal es donde se distingue con claridad el estilo neoclásico. Esto hace notar el tiempo que se demoró en construir y las épocas que sufrió.

En el interior de la bóveda de la catedral, podrás encontrar pinturas de Kiko Argüello, un famoso pintor católico, nativo de España que con su estilo neobizantino nos muestra algunos de los momentos más icónicos de la vida y pasión de Cristo.

Estas pinturas, elevadas al comienzo de la cúpula, le dan un toque de cromatismo de las que muchas catedrales más “tradicionales” carecen.

Recalcando el estilo moderno, seguro notarás la gran cantidad de amplios y coloridos vitrales, cuyos tonos se realzan con el gris de la estructura. Estos vitrales, junto con las pinturas de Kiko Argüello, fueron bendecidas en abril de 2004 por el arzobispo español, Rouco Varela.

 

Disposición

La Catedral de la Almudena está conformada por tres naves principales y muchas capillas a los laterales. Estas últimas consagradas a San Isidro Labrador, a su esposa y a varios otros santos.

Su orientación es de Norte a Sur, cosa que destaca, ya que comúnmente estas construcciones se sitúan de Este a Oeste, y vista desde arriba, la catedral forma una cruz latina.

 

Dimensiones

Esta no es una catedral especialmente grande, sin embargo, siempre impacta verla desde fuera y por dentro. Desde la entrada principal, hasta el fondo, mide 102 metros; el ancho de la nave principal es de 12,5 metros y alcanza una altura de 25,8 metros.

La cúpula alza una cruz a la increíble altura de 73 metros y cada capilla interior mide 6m de ancho y 6m de largo. El total de la superficie ocupada por la Catedral de la Almudena, es de 4800 m2.

 

¿Qué ver en la Almudena?

Un solo día no te basta para ver todo, por eso, nosotros te recomendamos ver la Catedral de la Almudena con mucha calma y, si es necesario, en varios días. Pero, en fin, estas son las principales atracciones de este ícono religioso y arquitectónico:

Interior del templo

Entrarás por un enorme pórtico de bronce y, al fondo, en el altar, visualizarás la imagen de Santa María la Real de la Almudena en un vistoso altar. Habrá a los lados, dos hileras de robustas columnas gris ceniza.

Cúpula y Mirador

Para todo visitante, resulta impresionante el ascenso al ápside. A mitad de camino de la subida, está el Mirador de la Almudena, desde ahí se puede ver Madrid hasta donde alcanza la vista, en una panorámica de 360°.

Cripta

La Catedral de la Almudena está construida sobre una cripta. En ella hay cerca de veinte capillas adornadas con vitrales de la casa de Maumejean. También verás a Nuestra Señora de la Flor de Lis, encargada por Alfonso VI. Tiempo después, se encontró enterrada la figura de la virgen de Almudena, que había sido oculta por los moros, siglos antes.

Órgano

Si tocas algún instrumento o simplemente, eres un amante de la música, esto es para ti. La Catedral de la Almudena cuenta con un órgano inspirado en el estilo gótico.
Fue construido por el lutier Gerhard Grenzing en 1999. Este asombroso órgano cuenta con 70 voces, te recomendamos que vayas a una misa para escuchar su profundo y envolvente sonido en acción.

Museo

Si vas al museo de la catedral, te darán una visita guiada que puedes apreciar mucho. O, si lo prefieres, puedes usar el Wi-Fi gratis para escuchar una guía en el idioma de tu preferencia.
En el museo se exhiben varias piezas de valor artístico, histórico y religioso incalculable. Sin duda, algo que no te puedes perder durante tu visita a la Catedral de la Almudena.

 

Horarios y tarifas

Saca tu libreta de viajes y anota los siguientes datos, no queremos que te pierdas el poder visitar esta hermosa construcción.

Interior del templo

Podrás visitar el interior de la catedral cualquier día, de 9am a 8:30pm. Si lo deseas, puedes dejar un donativo opcional de un euro, aunque, hacemos énfasis, esto no es obligatorio.

Cúpula y Museo

El horario de visitas de ambos es de lunes a sábado, de 10:00am a 2:30pm. La entrada cuesta seis euros en total (para la cúpula y el museo juntos). Pero, si eres residente de Madrid, sólo tendrás que pagar cuatro euros. En este caso, recuerda llevar tu identificación.

Cripta

La tarifa para entrar es de un euro opcional. El horario de apertura abarca toda la semana, de 10:00am a 8:00pm.

 

Horario de Misa en la Almudena

De lunes a sábado hay tres misas diarias:
• 12:00pm.
• 6:00pm.
• 7:00pm.

Para domingos y días feriados, el horario de las eucaristías es el siguiente:
• 10:30am.
• 12:00pm.
• 1:30pm.
• 6:00pm.
• 7:00pm.

No importa si eres católico o no, incluso si eres totalmente ateo. Asistir a una misa dentro de una obra de arte de tal esplendor, es una experiencia invaluable.

¿Cómo llegar?

La Catedral de Almudena se encuentra en la Zona de Austrias, junto al Palacio Real y a la Plaza de Oriente. Se puede tomar el metro hasta la estación Ópera, líneas 2, 5 y R desde Príncipe Pío o líneas 3 y 148 para autobuses.