El centro de Madrid alberga muchos lugares icónicos y representativos para la historia española, en este artículo te describiremos algunos de los lugares más conocidos -y otros no tanto-, para que con toda esta información tengas una idea de que visitar cuando llegues a la capital española.

Comencemos por Puerta del Sol, esta plaza debe su nombre al sol que adornaba su entrada, en sus orígenes fue uno de los accesos de la cerca que rodeaba Madrid en el siglo XV. Uno de los edificios más importantes ubicados allí es la Casa de Correos que fue construida por el arquitecto francés Jaime Marquet entre 1766 y 1768, actualmente funciona como la sede de la Presidencia de la Comunidad de Madrid. En esta plaza también se encuentra desde 1950 el Kilómetro Cero de las carreteras radiales del país.

En la plaza también se encuentran las estatuas de El Oso y el Madroño y de Carlos III, la primera es obra del escultor Antonio Navarro Santafé y se inauguró el 10 de enero de 1967, está ubicada en la cara oriental de Puerta del Sol, entre las calles de Alcalá y Carrera de San Jerónimo, la segunda, fue añadida en 1994 gracias a un referéndum popular que se realizó en la misma plaza.

Debajo de la plaza, está la estación de Sol, aquí funcionan 3 líneas de metro y 2 de cercanías, conectando a Sol con las estaciones de Atocha y Chamartín, además de varios autobuses, pero la mejor opción para conocer los alrededores es caminando por la ciudad y disfrutar de la variedad gastronómica que te ofrecen los diferentes bares y restaurantes.

Otro de los lugares es la Plaza de Oriente, diseñada en 1844 por el arquitecto Narciso Pascual y Colomer, la plaza fue construida en el mandato del Rey José Bonaparte, cuenta con diferentes jardines y una excelente exposición de esculturas, siendo la más famosa la escultura ecuestre del Rey Felipe IV por ser la primera del mundo en sostenerse en pie sobre sus dos patas traseras, para lograrlo su creador, Prieto Tacca, contó con la ayuda de Galileo.

Además de sus diferentes esculturas, puedes disfrutar de sus jardines centrales o de sus vecinos más importantes como el Teatro Real, El Palacio Real, la Plaza de la Armería o la Catedral de la Almudena. Si quieres conocer los restos de la atalaya árabe del siglo XI, dirígete al aparcamiento subterráneo que se instala bajo el suelo de la plaza, no es el lugar más turístico, pero conocerás un poco más de la historia.

Aunque no existe como entidad administrativa municipal, Malasaña, es uno de los barrios más populares e históricos de Madrid, de hecho, el propio Ayuntamiento de Madrid lo reconoce en su mapa de zonas turísticas. Su delimitación es muy sencilla, al sur con Gran Vía, al oeste con calle San Bernardo, al norte con Carranza y al oeste con Fuencarral.

Su nombre de debe a una joven de 17 años llamada Manuela Malasaña, heroína del levantamiento del 2 de mayo de 1808, quién murió en esas calles a manos de las tropas francesas cuando colaboraba para defender la ciudad. En el barrio, podremos encontrar lugares maravillosos para visitar como: La plaza del Dos de Mayo, la calle Manuela Malasaña, la plaza de la Luna -su verdadero nombre es Santa María Soledad Torres Acosta-, la plaza San Ildefonso o la calle del Pez.

La mejor opción para conocer el barrio es caminando, así podrás disfrutar de una variedad de bares y restaurantes muy reconocidos de la zona, además de sitios de interés histórico como teatros, iglesias, conventos, librerías y diferentes expresiones de arte por todas sus calles. Otra opción interesante para conocerlo es con el tour un día de cólera, basado en la novela de Arturo Pérez Reverte, el tour comienza en el Museo de Historia de la ciudad y terminan en la plaza del Dos de Mayo.

Por último, fundada entre 1910 y 1929, la Gran Vía es el bulevar más famoso de Madrid, fue un proyecto que duro varias décadas, sus primeros bocetos datan de 1862 y ha sido una de las obras más importantes de España, para su construcción demolieron más de 300 casas, gracias a Gran Vía se logró una mejor comunicación entre el centro de Madrid y el noroeste de la ciudad.

En sus inicios esta famosa calle recibió el apodo de “El Broadway Madrileño”, gracias a un sinfín de teatros que existen en la zona con programación variada durante todo el año. También podrás disfrutar de restaurantes, bares y tiendas de moda en todo lo largo y ancho de la calle.


 

Como te hemos aconsejado antes, lo mejor para conocer el centro es caminando, así podrás conocer más a fondo la ciudad, gracias a la variedad de líneas de metro, autobuses y cercanías puedes moverte de un lugar a otro con facilidad, pero si no deseas caminar, puedes tomar un city tour y hacer el recorrido desde un autobús con guías que te van mostrando la ciudad e incluso conocer otras zonas de Madrid fuera del perímetro central.